Buscador

jueves, 31 de mayo de 2018

El Síndrome de Boerhaave

Hoy voy a hablar de una entidad muy grave y relativamente poco frecuente y a mostrar imágenes radiológicas de un caso del que tuve conocimiento hace aún bien poco y que tuve que llevar urgente en una ambulancia a los cirujanos.

Para ponernos en situación debo recordaros primero que el esófago es el único órgano digestivo situado en la cavidad torácica y que desde el punto de vista topográfico lo podemos dividir en cuatro porciones:
  1. una porción superior o cervical, que se extiende desde el cartílago cricoides hasta un plano horizontal formado por la horquilla esterna
  2. una porción media o torácica, que continuando a la porción anterior se prolonga hasta el diafragma,
  3. una porción diafragmática, que corresponde al anillo esofágico del diafragma,
  4. una porción inferior o abdominal, comprendida entre el diafragma y el estómago.
En el tórax el esófago se sitúa detrás de la tráquea, en el mediastino posterior, y está en contacto, de arriba abajo, con la aorta, el bronquio principal izquierdo y la aurícula izquierda.

La longitud media en el adulto es de unos 22-25cm, siendo la porción tóracica la mas larga, midiendo unos 16-18 cm.


Presenta cuatro estrechamientos, siendo el primero comenzando desde arriba la unión faringoesofágica, a nivel de la sexta vértebra cervical. Los otros tres estrechamientos se encuentran en la porción torácica:
  • el estrechamiento aórtico a nivel de la cuarta vértebra torácica, relacionado con la huella del cayado aórtico sobre la pared lateral izquierda del esófago
  • el estrechamiento bronquial, a la altura de la sexta vértebra torácica, determinado por la huella del bronquio principal izquierdo
  • el estrechamiento diafragmático a nivel de la décima vértebra torácica.


La pared esofágica está constituida estructuralmente por mucosa, submucosa y muscular. A diferencia del resto del tracto gastrointestinal, carece de serosa. La túnica muscular tiene la peculiaridad de estar constituida por 2 capas entre las que se sitúa el plexo mientérico de Auerbach, una es circular e interna y la otra longitudinal y externa. La musculatura que las compone es tanto estriada como lisa, siendo los 2-6 cm primeros del esófago exclusivamente de musculatura estriada y los 2/3 distales exclusivamente de músculo liso.

En el 2006 KJorn O, Oñate JC y Lopez R publican un estudio en la Revista Surgery 2007 Feb; 14 (2): 222-8 Epub 2006 Sep 25, realizado sobre cadáveres que muestra como el esófago distal en la zona de unión con el estómago proximal en la curvadura mayor además de carecer de serosa tiene un área mas débil correspondiendo con la zona de contacto entre las fibras musculares transversales y semicirculares con las fibras musculares oblicuas cortas y largas. Esto es importante para lo que voy a mostraros a continuación.

No voy a entrar ahora a recordar nada de la irrigación venosa ni arterial del esófago ni tampoco voy a hablar sobre la inervación y la fisiología del esófago, porque para lo que vamos a ver a continuación no nos importa demasiado.

Así que vayamos al meollo de la cuestión:

Hace un par de días un compañero recibió en el Servicio de Urgencias a un paciente de 47 años de edad que el día previo se había pegado un homenaje pantagruélico. Por la noche había comenzado con diarrea y por la mañana del día siguiente con intensos vómitos seguidos de un dolor torácico intenso y continuo que se le irradiaba a ambos lados del abdomen y la espalda.

La médico que lo atiende se encuentra a un paciente con mal aspecto general, sin fiebre pero pálido, frio y sudoroso. Muestra restos de vómitos hemáticos en la ropa. Está consciente y orientado pero con una respiración superficial y mucho dolor. El abdomen muestra un vientre en tabla, con dolor localizado en hipocondrio izquierdo y epigastrio, sin masas ni megalias y con ruidos abolidos. El resto de la exploración es mas o menos anodino excepto algo de dolor lumbar.

El ECG muestra un ritmo sinusal normal a 109 lpm. La coagulación el hemograma y la fórmula mostraban todos los parámetros dentro de rangos de la normalidad. La bioquímica aportó los siguientes datos:

UREA 105 mg/dL (17-43),
GLICOSA 158 mg/dL (74-109),
CREATININA 1.15 mg/dL (0.4-1.2)
BILIRRUBINA TOTAL 0.4 mg/dL (0.1-1.2)
SODIO 142 mmol/L (135-145)
POTASIO 4.7 mmol/L (3.5-5)
GPT 21 U/L (10-41)
GOT 13 U/L (10-40)
AMILASA 34 U/L (28-100)
Proteína C Reactiva 1.8 mg/L (0-5)
Troponina T Cardíaca Alta Sensibilidade 14 ng/L (0-14)

Y una gasometría arterial que mostraba:

pH 7.390 (7.35-7.45)
p CO2 34.0 mmHg (35-45)
HC03 ACTUAL 20.6 mmol/L (-)
EB -3.7 mmol/L (-)
pO2 77.0 mmHg (80-100)
Sat O2: 95.0 % (-)

y ahora llegamos a lo interesante, inicialmente se realiza como pruebas complementarias de imagen un TAC abdomino-pélvico sin contraste iv que inmediatamente se completa con toraco-abdomino-pélvico con contraste siendo los hallazgos los siguientes:

Extenso neumomediastino y mala delimitación de la pared del esófago desde aproximadamente la carina en aparente relación con alteración de la grasa periesofágica, compatible con mediastinitis.


En tercio distal del esófago en su pared posterolateral izquierda, a aproximadamente unos 3 cm del diafragma 


 se observa una discontinuidad de su pared (de casi 2 cm) 


con contenido hipodenso que se extiende desde su luz hacia el mediastino posterolateral izquierdo adyacente (extensión cráneo-caudal de unos 6'6 cm) contorneado por neumomediastino y condicionando ensanchamiento mediastínico significativo a ese nivel.


También se aprecia un derrame pleural bilateral de mayor cuantía izquierdo e infiltrado y opacidades en vidrio deslustrado en LII.

¡Una perforación esofágica! y justo en el punto que hemos visto anteriormente que la pared del esófago es más débil

No es muy frecuente que se perfore alguna parte del tubo digestivo, aunque en los Hospitales estamos habituados a ver cosas de este tipo, sobre todo en los Servicios de Urgencias, pero si hay alguna perforación del tracto digestivo que nos de miedo, esa es sin duda la perforación del esófago, puesto que es la mas peligrosa y letal, teniendo una mortalidad entre el 15-24% en los casos que son tratados antes de la primeras 24 horas y aumentando hasta un 40-50% si el diagnóstico y tratamiento se demora mas.

La etiología de la perforación esofágica es variada: tras una endoscopia (ya sea para diagnóstico o para tratamiento) 59%, ingesta de cuerpos extraños 12%, traumatismos 9%, lesiones operatorias 2%, perforaciones tumorales 1% y otras causas muy infrecuentes como las intubaciones endotraqueañles, minitraqueostomía o la ingesta de caústicos. Como caso especial tenemos además los casos como el que hoy presento y que conocemos como roturas esofágicas espontáneas, y a los que los médicos llamamos Síndrome de Boerhaave; representan un 15%

El Síndrome de Boerhaave se debe a un aumento brusco de la presión abdominal con la glotis cerrada que conlleva un elevado gradiente de presión intraesofágico al haber una presión negativa intratorácica que hace que el esófago rompa por su punto mas débil. La maniobra que mas frecuentemente produce esto es el vómito (75% de los casos), aunque se ha descrito también durante el parto, convulsiones, tos o risa prolongada, levantamiento de pesas o estatus asmático.

El nombre de este síndrome se debe al Dr Herman Boerhaave médico, botánico y humanista neerlandés nacido el 31 de diciembre de 1668 cerca de Leiden.

En 1701 fue nombrado profesor de medicina en la universidad, fue nombrado catedrático de medicina y botánica de Leiden en 1709, y en 1714 catedrático de medicina clínica, cargo que ocupa hasta su muerte el 23 de septiembre de 1738.

Dr Boerhaave


Una noche el Dr Boerhaave fue llamado para atender urgente al comandante de la flota holandesa, el Barón JanGerrit van Wassenaeer heer van Rosenberg, el cual tras una comilona bien regada con alcohol intento aliviar su estómago induciéndose el vómito con un derivado de la Ipecacuana, notando súbitamente un intenso dolor torácico y que algo se rompía por encima de su estómago. El paciente falleció, Boerhaave hizo su autopsia y encontró la rotura de la parte distal del esófago y contenido gástrico en la cavidad pleural izquierda. Describió el caso en su revisión "Atrocis, nec descripti prius, morbi historia". Desde entonces este cuadro clínico lleva su nombre.

La perforación esofágica en el Sindrome de Boerhaave suele producirse en la zona de debilidad de la pared esofágica descrita con anterioridad, es decir lado izquierdo del esófago distal, a 3-6 cm del diafragma, y suele ser de forma longitudinal y entre 2-6 cm de larga.

Si volvemos a ver las imagenes del TAC de nuestro paciente, el caso parece el del mismísimo Dr Boerhaave en el 1800.

El cuadro clínico en estos casos es en ocasiones característico, presentándose un varón adulto de entre 40-60 años con dolor torácico punzante, grave e intenso localizado en la zona subesternal, epigástrico o en hemitórax izquierdo que puede irradiar a cuello, hombro, espalda o hipocondrio izquierdo y que va precedido de episodios violentos de vómito asociado a una ingesta previa importante de alimentos y bebidas. Asociado a todo esto puede verse disnea como resultado del dolor por la irritación pleural que produce el paso de contenido gástrico al espacio pleural y mediastínico y/o por el trastorno de la ventilación secundario al hidroneumotórax asociado.

Otros síntomas que pueden paracer son fiebre, enfisema subcutáneo o colapso cardiovascular. Conocemos como tétrada de Goth: enfisema sc cervical, dolor torácico, disnea y postración; y como tríada de Mackler, enfisema sc, dolor torácico y vómito

Entre los signos que podemos encontrar en la exploración física tenemos que en un 20% de las ocasiones nos encontramos con el signo de Hamman que consiste en la auscultación de burbujeo crepitante sincrónico al latido cardiaco.

Este cuadro clínico tiene una gran mortalidad sobreviviendo el primer día un 35% de los pacientes, pero solamente un 11% el segundo día si no se interviene quirúrgicamente. Esta mortalidad tan elevada se debe a una respuesta inflamatoria mediastínica fulminante debido al paso de contenido gástrico con enzimas salivares, gástricas y biliares además de bacterias al mediastino, favorecido por la presión negativa intratorácica, lo que lleva a hipovolemia, hipoperfusión, inflamación sistémica, sépsis y fallo multiorgánico, normalmente iniciándose este en el aparto respiratorio.

Los principales factores pronósticos son el tamaño y localización de la perforación, la demora en el diagnóstico (con la consiguiente contaminación de pleura y mediastino) y la existencia de comorbilidad y condiciones físicas previas del paciente.

El diagnóstico se hace fundamentalmente por la sospecha clínica que ha de dirigir las pruebas complementarias para hacer el diagnóstico lo mas rápidamente posible.

Ha de hacerse un diagnóstico diferencial con pancreatitis, apendicitis, IAM, disección de aórta, TEP, neumonía por aspiración, úlcera péptica perforada, pericarditis aguda, neumotórax espontáneo a tensión y hernia diafragmática incarcerada, esofagitis, absceso pulmomnar, litiasis ureteral, pielonefritis, rotura de absceso subfrénico y sangrado esplénico.

Las alteraciones radiológicas secundarias a la perforación solo están presentes en un 80% de los casos y suelen parecer horas o incluso días después del inicio de la clínica, La Rx de tórax con el paciente en bipedestación suele mostrar un derrame pleural, neumotórax, enfisema sc cervical y/o torácico y neumomediastino, aunque puede ser normal hasta en un 12% de loas ocasiones.
El TAC torácico puede mostrar colecciones líquidas o niveles hidroaéreos periesofágicos sugestivos de perforación pero no suele precisar la localización y el tamaño de la perforación, para lo cual suele utilizarse el esofagograma con gastrografín.

No esta indicada la esofagoscopia que puede aumentar el tamaño la rotura y pasar aire al mediastino.

El análisis del liquido pleural obtenido mediante toracocentesis puede mostrar la amilasa salivar y un PH ácido. La citología del liquido puede mostrar restos de alimentos no digeridos como células vegetales y musculares no humanas.

El tratamiento de esta entidad si el diagnóstico es temprano o hay signos de sépsis, ha de ser quirurgico y lo mas precozmente posible buscando el drenaje del mediastino infectado y la interrupción de la fuga, pero no hay unanimidad en la técnica quirúrgica ni cuando, por lo que hace unos 10 años un grupo de cirujanos propuso un algoritmo para la cirugía de estos pacientes y estandarizar el manejo (de Schipper JP, Pull ter Gunne AF, Oostvogel HJM, van Laarhoven CJHM: Spontaneus Rupture of Oesophagus: Boerhaave´s Syndrome in 2008. Dig. Surg 2009; 26:1-6.)

Nuestro paciente en cuestión fue inmediatamente a quirófano donde se realizó bajo anestesia general una laparoscopia exploradora con gastrotomía de 1-5 cm en cara anterior-curvatura menor de cuerpo gástrico para aspirado y vaciado de estómago y sutura de la perforación esofágica + funduplicatura Nissen 360 cubriendo y realizando plastia sobre perforación, Lavados profusos de mediastino y cavidad abdominal y drenajes. Además se colocó un drenaje torácico izquierdo para el hidroneumotórax izquierdo.

Como es fácil imaginar tras ello el paciente sale intubado de quirófano y se le forra a antibiótico sistémico.

martes, 29 de mayo de 2018

Introducción a los Tomísidos: Synaema globosum

Los tomísidos son arañas de cuerpo ancho en forma de cangrejo, con las patas I y II más largas y mas robustas que III y IV. Son capaces de caminar lateralmente, pero en su comportamiento depredador son lentas y torpes. A menudo están vivamente coloreadas.

Caparazón El caparazón a menudo presenta dos franjas oscuras que rodean una zona mas clara situada detrás de la región ocular. Estas franjas a veces se extienden hacia los lados. Ojos Los medianos son menores que los laterales, que están ubicados sobre tubérculos, de tamaño variable según el género. Los laterales posteriores están orientados hacia atrás. Los medianos anteriores cambian de color. Abdomen Es máximamente ancho en la parte posterior o cerca de ella y en el dorso posee cinco depresiones. A menudo está ligeramente recubierto de pelos. Quelíceros pequeños. Patas Las patas I y II dirigidas hacia delante, de manera que se articulan en el plano del cuerpo (laterígradas). Las espinas mas aparentes están situadas sobre la superficie prolateral de la tibia y del metatarso. Las patas III y IV son cortas y delgadeas y de ordinario de color más pálido. Hileras Pequeñas e inconspicuas.

Los Tomísidos presentan un cierto parecido con los cangrejos en cuanto a aspecto y mivimiento. Pueden dividirse en dos grupos: el primero agrupa todos los géneros que tienen las características típicas de la familia muy acentuadas (Thomisus, Pistius, Tmarus, Misumena, Misumenops, Synaema, Runcinia, Diaea, Heriaeu y Coriarachne); el segundo grupo está formado por dos géneros que presentan un aspecto mas regular (Xysticus y Oxyptila).

Hablemos del primer grupo:

Los géneros Thomisus, Misumena y Synaema, presentan diversos colores, siendo capaces los dos primeros, pero no Synaema, de cambiar de color a lo largo de varios días. La forma del abdomen constituye el mejor medio para identificar las especies.. Las patas I y II, en los machos, son muy largas y pueden llegar hasta el doble de la longitud del cuerpo. Estas patas laterígradas largas les imposibilita que doblen sus patas sobre el caparazón cuando están alarmadas, circunstancia en la que repliegan las patas delante de la cabeza. Ninguno de estos géneros tiene pelos en el cefalotórax (al contrario que Heriaeus que presenta el cuerpo recubierto de pelos finos y largos) y algunas veces tienen un aspecto brillante, si bien sus cuerpos están de ordinario cubiertos de espinas muy cortas.

Su característica coloración protectora les permite camuflarse sobre las flores, donde capturan insectos polinizadores. El tamaño pequeño de sus quelíceros es compensado por el hecho de que su veneno es muy potente y eficaz sobre los artrópodos. Son capaces de depredar a los mas formidables insectos, como los abejorros. Esta proeza solo puede equipararse a la de las arañas que construyen telarañas de captura que son capaces de atrapar a su presa aunque el veneno ejerza su efecto con lentitud.

Cuando un insecto se acerca, un tomísido extiende sus largas patas anteriores y se alinea con la presa. Luego espera que el insecto se ponga a su alcance. Los Tmísidos son aparentemente tan letárgicos que un insecto cercano n se dará cuenta de la presencia de la araña hasta que toque sus patas extendidas. Algunos insectos afortunados logran posarse sobre la araña sin ser atrapados. No obstante, una vez que la presa ha sido cogida, la huida es imposible.

Se ha observado que los Tomísidos atrapan grandes insectos voladores (incluidas las moscas de la carne y abejas). La muerte de la presa se produce después de unos segundos de la inoculación. Al poco de unos pocos segundos, las patas sueltan a la presa y ésta es sostenida sólo con los quelíceros mientras es consumida. La presa no experimenta mutilación alguna y el resultado final es una cáscara seca pero perfecta.

Pese a esta increíble facilidad con la cual capturan presas de gran tamaño (incluidas otras arañas), los Tomísidos no son peligrosos para los seres humanos, aun cuando adoptenuna actitud ofensiva al acercarnos, huyendo como los cangrejos cuando se percatan de su error.

Su vista es suficientemente buena como para que los machos y las hembras se reconozcan entre sí a corta distancia, aunque su cortejo (en verano) parece ser de naturaleza más táctil. El macho, diminuto, pasea sobre el abdomen y el caparazón d ella hembra antes de la cópula; en algunas especies el apareamiento está entreverado de paseos. Los dos palpos son usados de modo alterno; el macho casi debe desaparecer debajo de la hembra para inseminarla. Al cabo de un periodo que varía entre 5 a 45 inutos (según la especie) los dos sexos se separan. El macho se aleja en tanto que la hembra se libera de las frágiles hebras de seda que ha depositado su compañero durante sus movimientos.

La puesta es semejante en todos los géneros y está formada por una lámina gruesa de seda blanca y de forma lenticular que encierra a los huevos de color pardo claro. La madre guarda la puesta hasta su muerte. Las ninfas, muy parecidas a los adultos, probablemente llegan a adultos en su segundo año, aunque algunas pueden hacerlo en la primavera siguiente.

Hace un par de días hice un par de fotografías con mi teléfono de la araña napoleón,perteneciente a este grupo de Tomísidos y de la que ya he hablado con anterioridad.

La guía de campo de los Arácnidos de España y Europa de Dick Jones, de la que se ha sacado toda la información anterior, nos describe a esta araña de la siguiente manera:

Tamaño hembra 8 mm; macho 4 mm.
Ambos sexos poseen dibujos semejantes. El pequeño tamaño y la tonalidad oscura del macho hacen que su dibujo sea mas aparente.
Caparazón Negro brillante y con pocos pelos. Ojos Los laterales anteriores mayores, situados sobre tubérculos mas grandes que los laterales posteriores, rodeados de una coloración mas clara. Área ocular pardo pálida. Abdomen Plano, subcircular, con una ancho folium dentado y con los lados blancos, amarillos o anaranjados. Moteado ventralmente. Patas I y II más oscuras que III y IV, todas las patas estan anilladas en ambos sexos.
Habitat Generalmente sobre umbelíferas o arbustos. Estación De inicios a mediados de verano. Distribución Ausente en Gran Bretaña y Escandinavia. Francia, Alemania, Bélgica, Holanda. Presente en la fauna ibérica.

 Synema globosum

La Nueva guía de campo de Arácnidos de Heiko Bellaman dice lo siguiente sobre esta araña

Características

Longitud corporal de 3-4 mm en el macho y de 6-8 mm en la hembra. Claramente brillante. Prosoma pardo oscuro a negro, alrededor de los ojos con un anillo blanco. En el opistoma, sobre un fondo blanco, amarillo o rojo luminoso, un dibujo negro bastante variable que se compone de un cono truncado ensanchado hacia atrás y de una lista transversal a menudo algo arqueada detrás, conectados entre sí por una línea longitudinal negra. Machos muy semejantes a las hembras, pero mas oscuros. Adultos de Mayo a Julio.

Habitat

En zonas abiertas, secas a bastante húmedas, como márgenes soleados de bosques y caminos o tierras baldías. Principalmente en regiones de climas favorables, de ahí que esté mas presente desde el centro de Europa hacia el sur, rara en el noroeste y muy extendida y frecuente en el área mediterránea. Presente en la península Ibérica.

Costumbres

Synema globosum acecha con preferencia sobre flores amarillas o blancas, aunque también frecuenta apiáceas, gimnospermas y arbustos. A menudo caza presas de tamaño mucho mayor que ella, incluso abejas.

 Synema globosum

lunes, 28 de mayo de 2018

Lucanus cervus cervus

La familia Lucanidae (lucánidos) está formada por un grupo de coleópteros xilófagos o saproxilófagos con más de 1500 representantes en todo el mundo, de buen tamaño (entre los 10 y los 90 cm) y que engloba a unas 930 especies diferentes. Cuenta con 18 especies en Europa (Baraud, 1993; Muret & Drumont, 1999), de las que nueve están presentes en la Península Ibérica (López-Colón, 2000). Su habitat natural suelen ser los bosques de árboles de hoja ancha pues se alimentan de madrea en putrefacción, hojas, yemas o sabia de los árboles y las hembras utilizan los tocones y troncos viejos para su ovoposición, siendo el medio en el que después se desarrollan las larvas. En la Península Ibérica las especies que tenemos figuran en el libro rojo de especies a proteger.

La familia Lucanidae se divide de la siguiente forma:

Subfamilia Protolucaninae, Nikolajev, 2007
Subfamilia Aesalinae MacLeay, 1819


Tribu Aesalini MacLeay, 1819
Tribu Ceratognathini Sharp, 1899
Tribu Nicagini LeConte, 1861

Subfamilia Ceruchitinae, Nikolajev, 2006
• Subfamilia Syndesinae MacLeay, 1819
• Subfamilia Lampriminae MacLeay, 1819


Tribu Lamprimini MacLeay, 1819
Tribu Streptocerini Kikuta, 1986

Subfamilia Lucaninae Latreille, 1804


Tribu Chiasognathini Burmeister, 1847
Tribu Lucanini Latreille, 1804
Tribu Platycerini Mulsant, 1842
Tribu Platyceroidini Paulsen and Hawks, 2008

Subfamilia Paralucaninae, Nikolajev, 2000


En la Península Ibérica solamente podemos encontrarnos representantes de las subfamilias Aesalinae, Lucaninae y Syndesinae. Los de la familia Lucanidae son los siguientes: de la Subfamilia Aesalinae a Aesalus scarabaeoides (Panzer), de la Subfamilia Sindesinae a Sinodendron cylindricum (Linneo) y Ceruchus chrysomelinus (Hochenwarth) y de la Subfamilia Lucaninae los que enumeraré a continuación.

La subfamilia Lucaninae está compuesta por las siguientes tribus:

• Aegini
• Allotopini Maes, 1992
• Chiasognathini Burmeister, 1847
• Cladognathini
• Colophonini
• Dendeziini
• Dorcini Parry, 1864
• Figulini
• Homoderini
• Lissapterini
• Lucanini MacLeay, 1819
• Neoprosopocoilini
• Nigidiini
• Odontolabini Parry, 1870
• Pholidotini Kikuta, 1986
• Platycerini Mulsant, 1842
• Platyceroidini Paulsen and Hawks, 2008
• Prosopocoilini Benesh, 1960
• Pseudodorcini
• Rhaethulini
• Ryssonotini
• Sclerostomini Benesh, 1955

A las que hay que añadir los siguientes géneros sin tribu asignada:

• Altitatiayus Weinreich, 1960
• Apterodorcus Arrow, 1943
• Aulacostethus Waterhouse, 1869
• Auxicerus Waterhouse, 1883
• Caenolethrus Thomson, 1862
• Casignetus MacLeay, 1819
• Charagmophorus Waterhouse, 1895
• Incadorcus Arnaud & Bomans, 2006
• Leptinopterus Hope, 1838
• Macrocrates Burmeister, 1847
• Pseudoscortizus Arnaud et al., 2008
• Sclerostomulus Weinreich, 1960
• Zikanius Grossi & Paulsen, 2009

pero en la península Ibérica solamente tenemos representantes de dos de las tribus:

Tribu Lucanini Latreille, 1804

Género Dorcus MacLeay, 1819
Dorcus parallelipipedus (Linnaeus, 1758)

Género Lucanus Scopoli, 1763
Lucanus barbarossa Fabricius, 1801
Lucanus cervus (Linnaeus, 1758)

Tribus Platycerini Mulsant, 1842


Género Platycerus Geoffroy, 1762
Platycerus caprea (DeGeer, 1774)
Platycerus caraboides (Linnaeus, 1758)
Platycerus spinifer Schaufuss, L.W., 1862


Lucanus cervus (Linnaeus, 1758)


A este coleóptero se le conoce también con los siguientes nombres vulgares:

• Cornatero (zona Sierra de Gredos)
• Carouca, vacaloura o escornabois (Galicia)
• Vacalloria (Asturias)
• Escuernabuyes (Cantabria)
• Arkanbelea (País Vasco)

Se reconocen las siguientes subespecies:

L. c. akbesianus en Siria
L. c. cervus en el Cáucaso, Turquía e Irán
L. c. fabiani en Francia
L. c. judaicus en Turquía
L. c. mediadonta en Georgia
L. c. tauricus en Crimea.

En Europa (BARAUD, 1993) solo tenemos dos de estas subespecies y solamente la subespecie típica, Lucanus cervus cervus, se encuentra en la Península Ibérica.

Este escarabajo es una especie asociada a bosques de caducifolias. Parece predominar en la campiña de baja altitud, una mezcla de cultivos, prados, setos y bosques dispersos. Las densidades de adultos son claramente mayores en las manchas boscosas sobre todo de Castaño (Castanea sativa) o bosque mixto. También se encuentra en bosques de ribera, dominados por el Aliso (Alnus glutinosa), el Fresno Común (Fraxinus excelsior), el Álamo (Populus spp.) y la Salguera Negra (Salix atrocinerea). Si bien en todos estos hábitats puede aparecer de modo disperso o formando pequeños bosquetes el Roble Común (Quercus robur), no existe una dependencia fuerte de esta especie por parte de L. cervus. En las plantaciones de Eucalipto (Eucaliptus globulus) persiste debido a la presencia de otras especies de frondosas que suelen quedar más o menos dispersas en el interior de dichas plantaciones. Aparece con cierta frecuencia en el casco urbano y en parques públicos de muchas ciudades, pero se ignora si se trata de individuos que se dispersan desde otras zonas o de poblaciones residentes. No parece existir una dependencia estrecha de bosques maduros o viejos, al margen de la presencia de suficiente madera en el estado requerido de descomposición. El hábitat de la especie está fundamentalmente relacionado con la alimentación larvaria. Las larvas de este insecto pasan de uno a cinco años alimentándose de madera en descomposición y tienen un apetito muy voraz, con tan solo un gramo de peso pueden comer en un sólo día 22,5 centímetros cúbicos de madera y alcanzan un tamaño considerable, llegando incluso a 10 centímetros de largo.

La especie se encuentra restringida a la mitad septentrional de la Península Ibérica, con un límite aproximado en el norte de Cáceres, Sierra de Gredos, norte de Toledo, y Sierra de Guadarrama. A lo largo de la costa mediterránea su límite de distribución es más septentrional, pues apenas existen citas en Teruel y Tarragona.

Se cree que los machos son territoriales pero se desconoce con certeza cómo se produce la cópula y la duración de la misma. Tras ella, las hembras ponen unos 20 huevos de unos 3 mm en ponen sus huevos tanto en madera en descomposición como en las raíces de una variedad de árboles como son: roble, manzano, fresno y cerezo. Eclosionan entre 2 y 4 semanas tras la puesta, y salen larvas, melolontiformes, se alimentan de la madera en descomposición, comiendo una larva de 1 gr unos 22.5 cm cúbicos de madera al día; la duración de la fase larvaria oscila entre uno y cinco años. Después de la última muda larvaria, la larva construye una cámara en la madera o cerca de ella con madera y otras sustancias que pega con la saliva. Se cree que la metamorfosis ocurre en otoño y el adulto hiberna en esta cámara para salir en primavera, aunque también se cree que es la larva la que hiberna. La vida de los adultos oscila entre los quince días y el mes (PAULIAN, 1988) y aparecen entre mediados de junio y mediados de septiembre, con un máximo de abundancia a mediados de julio. Parece existir una tendencia a la aparición algo más temprana de los machos (proterandria). Sobre las fuentes de mortalidad adulta poco se sabe, aparte de que forman parte de la dieta de diversas ave. Los adultos se alimentan de la savia azucarada de heridas en los árboles o de frutos ya muy maduros; las hembras pueden incluso perforar la corteza de los árboles con sus mandíbulas para acceder a la savia. Aunque existe cierto grado de actividad diurna, el periodo de actividad diario es máximo durante el ocaso y parece cesar caída la noche. En zonas más mediterráneas este escarabajo parece mostrar mayor propensión a la actividad diurna.


Lucanus cervus cervus

Se le considera el escarabajo más grande de Europa, variando su tamaño entre los 3 y 10 cm en los machos y los 2,8 y 5,4 cm en las hembras. El cuerpo es alargado, de color negro o pardo rojizo. La cabeza es negra, tiene unas antenas acodadas de color negro, al igual que las patas; en el macho destacan unas mandíbulas de gran tamaño de color pardo rojizo que se disponen a modo de cornamenta, dando pues el nombre común a esta especie; estas mandíbulas no tienen depresión longitudinal en su cara superior y el borde interno tiene numerosos dientes el ápice bífido. El pronoto es subrectangular y negruzco tanto en machos como en hembras, tiene los ángulos posteriores obtusos. Los elitros son pardo rojizos en las machos y negruzcos en las hembras, con un punteado fino muy marcado. La parte media del prosternón está prolongada por una apófisis comprimida y ancha, que sobresale desde las coxas anteriores. Las patas tienen los primeros 4 artejos del tarso con unos cepillos de sedas cortas, densamente dispuestas y regulares en su cara inferior; el artejo 5 tiene una franja de sedas cortas y densas agrupadas en una especie de pincel.

Podemos distinguir a Lucanus cervus de Pseudolucanus Barbarossa facilmente porque:

• Lucanus cervus tiene la cara superior de las mandíbulas del macho sin depresión longitudinal; borde interno con numerosos dientes y ápice bífido (excepto en raras ocasiones). Pronoto con los ángulos posteriores obtusos, poco marcados. Élitros con punteado fino pero muy marcado, de aspecto reticulado y mate. Parte medio-posterior del prosternón prolongada por una apófisis comprimida y ancha, muy saliente desde las coxas anteriores

• Pseudolucanus barbarossa tiene la cara superior de las mandíbulas del macho con un amplio surco longitudinal; borde interno con un solo diente medio y ápice no bífido. Pronoto con los ángulos posteriores rectos y marcados. Élitros con punteado muy fino y esparcido; tegumento liso y brillante. Parte medio-posterior del prosterno, por detrás de las coxas anteriores, prolongada en una débil quilla mediana, no del todo levantada sino más bien en declive.

Esta especie está en regresión debido a la pérdida de su hábitat y a la caza. Está incluido en el anexo III (especie protegida) del Convenio de Berna y en el Anexo II (especies que requieren zonas especiales de protección) de la Directiva de Hábitats. A nivel nacional se incluye en la categoría de “interés especial” en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas. No obstante, no queda recogido en el "Libro Rojo de los Invertebrados de España" (Galante y Verdú, 2006).

El ciervo volante aparece como una especie prioritaria en el marco del Plan de Acción para la Biodiversidad del Reino Unido (UKBAP) y se incluye en el Programa de Recuperación de Especies de la Naturaleza Inglesa.



Lucanus cervus cervus


Lucanus cervus cervus




Lucanus cervus cervus



Lucanus cervus cervus



Lucanus cervus cervus




Lucanus cervus cervus




Lucanus cervus cervus


Lucanus cervus cervus


Lucanus cervus cervus


Lucanus cervus cervus


Lucanus cervus cervus


La red de vigilancia del ciervo volante (Lucanus cervus) se estrenó en junio de 2017. Surge de la cooperación entre 16 institutos y universidades de 13 países y su objetivo es evaluar la situación del escarabajo más grande de Europa, amenazado en toda su área de distribución.

jueves, 24 de mayo de 2018

Arge cyanocrocea

Cuando hablé de Los tentredínidos (Tenthredinidae) y Tenthredopsis comentaba que la Superfamilia Tenthredinoidea está compuesta de las siguientes familias:

  • Familia Argidae Konow, 1890
  • Familia Blasticotomidae Thomson, 1871
  • Familia Cimbicidae W. Kirby, 1837
  • Familia Diprionidae Rohwer, 1910
  • Familia Pergidae Rohwer, 1911
  • Familia Tenthredinidae Latreille, 1803

La Familia Argidae (árgidos) contiene más de 800 especies de himenópteros que son de distribución mundial, especialmente en los trópicos, pero en Europa solo tenemos 60. Se diferencian de los Tentedrínidos por las antenas, con solo res artejos y con el tercer artejo muy largo. Las del macho suelen tener forma de diapasón. Son de cuerpo robusto y la mayoría de color muy oscuro o negro aunque algunas tienen parte de color rojo o amarillo. Sus larvas son herbívoras y se suelen alimentar de las hojas de árboles o arbustos. Unos pocos son plaga de rosales y manzanos.

Esta familia contiene 4 subfamilias:
  • Subfamilia Arginae
  • Subfamilia Atomacerinae
  • Subfamilia Erigleninae
  • Subfamilia Sterictiphorinae
En la peninsula ibérica solamente tenemos un género de la Subfamilia Arginae que es Arge Schrank, 1802

Se conocen las siguientes especies de este género en Europa:

Arge auripennis Konow 1891
Arge beckeri (Tournier 1889)
Arge berberidis Schrank 1802
Arge caucasica Tournier 1889
Arge ciliaris (Linnaeus 1767)
Arge cyanocrocea (Forster 1771)
Arge dimidiata (Fallén 1808)
Arge enodis (Linnaeus 1767)
Arge frivaldszkyi (Tischbein 1852)
Arge fuscipennis (Herrich-Schäffer 1833)
Arge fuscipes (Fallén 1808)
Arge gracilicornis (Klug 1814)
Arge melanochra (Gmelin 1790)
Arge metallica (Klug 1834)
Arge nigripes (Retzius 1783)
Arge ochropus (Gmelin 1790)


Arge pagana (Panzer 1798)
Arge pagana pagana (Panzer 1798)
Arge pagana stephensii (Leach 1817)
Arge pallidinervis Gussakovskij 1935
Arge pleuritica (Klug 1834)
Arge pullata (Zaddach 1859)
Arge rustica (Linnaeus 1758)
Arge scita (Mocsáry 1880)
Arge shawi Liston 1992
Arge similis (Vollenhoven, 1860)
Arge simulatrix Konow 1887
Arge sorbi Schedl & Pschorn-Walcher 1984
Arge stecki Benson 1939
Arge tergestina (Kriechbaumer 1876)
Arge thoracica (Spinola 1808)
Arge ustulata (Linnaeus 1758)

pero en la península Ibérica solamente podemos encontrar las siguientes:
  • Arge berberidis Schrank, 1802
  • Arge cyanocrocea (Forster, 1771)
  • Arge enodis (Linnaeus, 1767)
  • Arge fuscipes (Fallén, 1808)
  • Arge gracilicornis (Klug, 1814)
  • Arge melanochra (Gmelin, 1790)
  • Arge nigripes (Retzius, 1783)
  • Arge ochropus (Gmelin, 1790)
  • Arge pagana (Panzer, 1798)
  • Arge rustica (Linnaeus, 1758)
  • Arge ustulata (Linnaeus, 1758)

Arge cyanocrocea (Förster, 1771)

Los adultos de Arge cyanocrocea crecen hasta 7-8 milímetros de longitud. Carece de cintura de avispa, como todas las portasierra y tiene el abdomen de color naranja amarillento. Su cabeza y tórax son negros. Ls patas son rojizas, con pequeños anillos negros. Las alas muestran una banda ancha transversal característica y un ápice gris. Arge cyanocrocea es bastante similar a Arge pagana, que también tiene alas negras.

Arge cyanocrocea


Se pueden encontrar de mayo a julio, alimentándose de polen y néctar de varias especies de Apiaceae (Aegopodium podagraria, Meum athamanticum, Heracleum sphondylium, etc.), especies de Euphorbiaceae (Euphorbia spp.) o especies de Asteraceae (Tanacetum vulgare)

Las larvas de esta especie se parecen a las orugas, pero tienen cinco pares de
patas mientras que las orugas tienen cuatro. Se alimentan de las hojas de las zarzas de mora (Rubus fruticosus), frambuesa (Rubus idaeus) y Sanguisorba officinalis.

El ejemplar de la fotografía que ilustra esta entrada ha sido identificado por Vicente Santamaría Saldaña un naturalista aficionado que hace excelentes fotografías y las comparte mediante su Blog Fauna silvestre de Hormaza y Google+ y no tiene ningún reparo en ayudar con amabilidad a otros aficionados cuando detecta errores, como ha sido este caso.

sábado, 19 de mayo de 2018

Icius subinermis

Hablemos hoy de otro de los géneros pertenecientes a Salticidae que podemos encontrar en la península ibérica y que ya he dicho en mas de una ocasión que son los siguientes:

Género Aelurillus
Género Afraflacilla
Género Attulus
Género Ballus
Género Bianor
Género Carrhotus
Género Chalcoscirtus
Género Cyrba
Género Dendryphantes
Género Euophrys
Género Evarcha
Género Habrocestum
Género Hasarius
Género Heliophanus
Género Icius
Género Leptorchestes
Género Macaroeris
Género Marpissa
Género Mendoza
Género Menemerus
Género Myrmarachne
Género Neathea
Género Neon
Género Pellenes
Género Philaeus
Género Phintella
Género Phlegra
Género Plexippus
Género Pseudeuophrys
Género Pseudicius
Género Saitis
Género Salticus
Género Sitticus
Género Synageles
Género Talavera
Género Thyene
Género Yllenus


Género Icius Simon, 1876

El género de araña saltadora Icius fue erigido por Simón en 1876.  La especie tipo del género es el Icius notabilis  ( CL Koch , 1846) , que ahora se llama Icius hamatus (CL Koch, 1846) , para evitar la confusión con el Icius notabilis Simon, 1871, que es una identificación errónea de Icius subinermis (Simon, 1937), como se describe en un estudio de Prószynski de 1983.

De las 34 especies incluidas en este género desde 2017, 18 se encuentran en África, 7 en Asia (3 especies en China, una en Afganistán, una en Sumatra, una en Japón y una distribuida por toda la zona Paleártica), cinco en Europa (incluida una registrada en los tramos inferiores del río Volga en Rusia), tres en América y una en la Micronesia.

De las cinco especies de Icius confinadas a la región mediterránea de Europa, dos de ellas, I. hamatus (CLKoch, 1846) (Tomasiewicz y Wesołowska 2006, Schäfer & Deepen-Wieczorek 2014) e Icius subinermis Simon, 1937 (Jäger 1995, Helsdingen 2006) también se han descrito recientemente en Europa Central y Occidental.

En la península Ibérica odemos encontrar las siguientes especies:
  • Icius congener Simon, 1871
  • Icius crassipes (Simon, 1868)
  • Icius hamatus (C.L. Koch, 1846)
  • Icius insolitus Alicata & Cantarella, 1994
  • Icius subinermis Simon, 1937

Icius subinermis  Simon, 1937

No se ha aclarado demasiado de donde procede el término Icius, pero la palabra subinermis deriva del latín "sub" que significa debajo, dependiente de + "inermis, -e" que significa sin armas, inofensivo.

Icius subinermis es una especie que tiene un origen mediterráneo (Alicata y Cantarella 1994) siendo muy conocida en España, Francia (incluida Córcega), Italia (incluidas Sicilia y Cerdeña) y Portugal, pero también se ha descrito en Macedonia, Eslovenia, Suiza (Helsdingen 2017), Alemania (Blick et al., 2016) y Serbia (Stanković 2012). Recientemente se la ha visto en los Países Bajos (Helsdingen 2006), en la República Checa (Šich 2015) y en Hungría.

Icius subinermis probablemente vive en hábitats húmedos en condiciones naturales (Stanković 2012, Leroy et al., 2014), como por ejemplo, cerca de arroyos o en prados húmedos. Construye un refugio de seda sobre plantas frondosas o debajo de rocas cerca de ríos o arroyos (Stanković 2012). También puede encontrarse en los árboles, especialmente en la vegetación que limita con los ambientes acuáticos, pero generalmente está presente en el agua en el momento de su reproducción. Sin embargo, también se ha observado en entornos urbanos o cerca de áreas residenciales (Jäger 1995, Komnenov 2005, Kostanjšek & Fišer 2005, Helsdingen), en la mayoría de los casos, en edificios (por ejemplo, en una casa, invernadero o apartamento) (Jäger 1995, 1996, Komnenov 2005, Helsdingen 2006), lo que explica su expansión desde el mediterráneo hacia centro europa.

La longitud corporal de esta especie va de los 5 a los 7 mm habiendo un claro dimorfismo sexual por el que es fácilmente diferenciable el sexo atendiendo al diseño.

 Icius subinermis macho

Los machos son semejantes a los de Pseudicius encarpatus, con una parte posterior del prosoma de color negro, una parte anterior con vello pardo rojizo y blanco que se prolonga hacia a trás en un triángulo blanco, un rostro con vello rojizo entre los ojos y a los lados y por encima y por debajo una lista de color blanco. El dorso del opistoma posee listas longitudinales blancas y un ribete rojo, negro en los lados y mas hacia fuera de nuevo con una delgada banda lateral blanca. El par de patas anteriores son de color pardo oscuro, siendo las restantes de un color amarillento claro. Los palpos del macho tiene la parte proximal del fémur de color oscuro y la base del tarso es más oscura que la tibia. Poseen un proceso tibial pequeño, dirigido hacia afuera y con un ápice afilado doblado hacia adelante, engrosándose en su base con un proceso apenas visible. El embolus es corto y uniformemente curvo. La parte distal del bulbo es aproximadamente tan larga como ancha y posee con una proyección apical apenas perceptible.

Icius subinermis hembra

Las hembras son de color mucho mas claro que los machos, con predominante vellosidad blancuzca y rojiza clara; prosoma detrás del borde anterior blanco con una banda oblicua pardo oscura; dorso del opistoma con una ancha banda longitudinal blancuzca enmarcada por los lados y por detrás por una banda negra igual de ancha; el límite entre ambas bandas no es recto, sino claramente dentado. El epigineo de las hembras tiene el margen posterior fuertemente convexo, conductos copulatorios cortos y una inclinación variable.

A los adultos se les puede ver desde finales de verano hasta la primavera del año siguiente.

Pone unos sacos de seda  en los frutos de los juncos y debajo de piedras donde permance bajo condiciones climáticas desfavorables. Amenudo varios de estos hilados se encuentran a tocar unos de otros. A las hembras a menudo se las ve protegiendo sus huevos (Ledoux 2007).

 
Icius subinermis macho


Icius subinermis hembra


Icius subinermis macho


Icius subinermis macho


Icius subinermis macho


Icius subinermis macho

miércoles, 16 de mayo de 2018

Sittipub pubescens

Hace tiempo hablé de la Familia Salticidae en la Península ibérica y daba ejemplos de varias especies pertenecientes a diferentes géneros.

En ese momento explicaba que son arañas pequeñas, de pocos milímetros en general, que cazan al acecho, sin utilizar redes y en las que destaca su agilidad en el salto y su vista.

Sus ojos tienen una lente protectora encargada de proyectar la imagen en la retina que cuenta con cuatro capas distintas de células fotosensibles. Debido a la distancia entre las respectivas capas de la retina del ojo, la luz verde se centra solo en la capa más profunda del ojo mientras que la otra capa de la retina sensible a la luz verde se encarga de recibir las imágenes borrosas y difusas que se proyectan y combinando así las cuatro capas, la araña saltarina logra conformar una visión en 3 dimensiones y ser capaz de medir distancias. Los ojos frontales proporcionan visión estereoscópica, a la vez que los laterales completan un campo de visión de 360°, así que no necesitan girarse para controlar todo su entorno. El cuerpo parece cubierto de pelos que a la vez son escamosos, a veces iridiscentes. Los palpos de los machos, pero no los de las hembras, son a menudo grandes y vistosos, empleados durante el cortejo. Las patas anteriores son algo más grandes y sujetan a la presa cuando caen sobre ella.

Pueden saltar hasta 50 veces su tamaño, a pesar de no tener prácticamente músculos en sus patas. Para sus saltos utilizan una especie de bomba hidráulica situada en sus patas traseras que expulsa hemolinfa a gran velocidad impulsando así a la araña. Son capaces de saltar con precisión en cualquier dirección, también de lado o hacia atrás.

Los Géneros de la Familia Salticidae que podemos encontrar en la Península Ibérica según Iberfauna son los siguientes:

Género Aelurillus
Género Afraflacilla
Género Attulus
Género Ballus
Género Bianor
Género Carrhotus
Género Chalcoscirtus
Género Cyrba
Género Dendryphantes
Género Euophrys
Género Evarcha
Género Habrocestum
Género Hasarius
Género Heliophanus
Género Icius
Género Leptorchestes
Género Macaroeris
Género Marpissa
Género Mendoza
Género Menemerus
Género Myrmarachne
Género Neathea
Género Neon
Género Pellenes
Género Philaeus
Género Phintella
Género Phlegra
Género Plexippus
Género Pseudeuophrys
Género Pseudicius
Género Saitis
Género Salticus
Género Sitticus
Género Synageles
Género Talavera
Género Thyene
Género Yllenus

Del Género Sitticus Simon, 1901 podríamos ver a las siguientes especies:
  • Sitticus floricola (C.L. Koch, 1837)
  • Sitticus pubescens (Fabricius, 1775)
  • Sitticus rupicola (C.L. Koch, 1837)
  • Sitticus saltator (O. Pickard-Cambridge, 1868)

Género Sittipub Prószyński 2016

Sittipub es un género que fue descrito por primera vez en 2016 por Prószyński. Este género se separó del género Sitticus aceptándose como la especie tipo a Aranea pubescens. A partir de Septiembre de 2017, se consideran dos especies adscritas este género:

  • Sittipub pubescens (Fabricius, 1775): Europa, Norte de Africa a Turquía, Afganistan y recientemente introducida en USA
  • Sittipub relictarius (Logunov, 1998): Rusia, Georgia, Iran, yAzerbaijan

El nombre del género se deriva de las primeras partes de los nombres genéricos y específicos de Sitticus pubescens.


Sittipub pubescens (Fabricius, 1775)

Hasta el 2017 se la clasificaba como Sitticus pubescens.


La identificación correcta se basa en la estructura precisa del epiginio femenino y el bulbo de los palpos del macho.

Esta araña habita principalmente en sitios cálidos y soleados en rocas, muros o troncos de árbol, también asentamientos humanos en viejos edificios (sobre todo en construcciones de entramado), en verjas corroídas, en grietas de roca o en desfiladeros. En la Europa central se encuentra muy extendida, especialmente en zonas de clima favorable.
Habita pues, casas y jardines y se la puede ver a los machos entre Marzo y Octubre y a las hembras durante todo el año en el interior de las casas. Lo mas habitual es poder ver a ambos sexos entre Mayo y Junio.


Tiene una longitud corporal de unos 4 a 5 mm el macho y 4,5 a 6 mm la hembra. El caparazón es de color base en ambos sexos oscila entre pardo grisáceo y gris oscuro. Semejante a Sitticis floricola, pero con los dibujos claros (un pequeño triángulo entre el par de ojos posterior y un par de manchas pequeñas en la parte anterior y otras grandes detrás de la línea media, y dos o tres pares en la parte posterior, en el opistoma) por lo general sin los contornos tan nítidos, especialmente en la hembra, sin listas en el prosoma. Los lados poseen manchas de pelos blancos Las patas tienen anillos claros y oscuros mas o menos perceptibles con pelos blancos. Los machos son mas oscuros, con las manchas abdominales mas patentes y tienen los palpos con puntas negras y vello gris blanco por delante.