Buscador

miércoles, 15 de noviembre de 2017

¡No me toques el marco que te descerrajo un tiro!

Parece que en este año 2017 las escopetas y los escopetazos han estado de moda

En Julio de este año el expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa se suicida de un disparo en el pecho con un rifle de caza de su propiedad. Mucho se especuló después sobre la verosimilitud de ese suicidio.

El 17 de Abril nos despertamos enterándonos de que en Liebana, la hermosa comarca que se localiza en el suroeste de Cantabria, lindando con las provincias de Asturias, León y Palencia, la tarde del día anterior un hombre pierde el brazo izquierdo de un tremendo escopetazo que le descargo su cuñado durante una discusión por una herencia. Una fractura múltiple de cúbito y radio dieron con el brazo en el caldero, pero los médicos salvaron la vida del paciente.

No es la primera vez que en Cantabria se lían a tiros con la escopeta por alguna discusión, normalmente una herencia o unos lindes. En el 2008, un pasiano de 68 años de edad de  Bustillo de Villafufre, mató a su vecino descerrajándole un disparo a corta distancia con su escopeta de calibre 12 que le atravesó el pecho desde la zona costo-lateral derecha hasta la superior-anterior izquierda, provocándole rotura cardiaca, hepática y la muerte; todo por una discusión que mantenían desde hacia un año por las lindes de sus respectivas fincas

Los Asturianos tampoco se quedan cortos a la hora de disparar. El pasado día 2 un padre de 59 años ha disparado con una escopeta a uno de sus hijos, Raúl, de 34 años, durante una discusión familiar en la que ha estado implicado otro hermano, Marcos. El suceso ha tenido lugar en Lantero, localidad situada a tres kilómetros de el Entrego (San Martín del Rey Aurelio). Al parecer el hermano fallecido acudió a comer a casa con su madre aprovechando que el padre estaba de caza, pero sus intenciones reales eran pedir dinero a la madre, cosa que el hermano le recriminó. Los hermanos se pelearon y Marcos acabó llamando al padre que acudió con la escopeta, dio dos tiros al aire como aviso y finalmente un tercero a Raúl en el tórax, que acabó siendo mortal.

Pero los gallegos no somos menos que los Cántabros o los Asturianos y si tenemos que liarnos a tiros con las escopetas por problemas de herencias o de lindes, también lo hacemos. No hace mucho en el 2012 un ganadero natural de Fonsagrada de 58 años de edad dispara a su vecino  en Zarro de Pedro, uno de los lugares de la parroquia de Carballido, por un problema de lindes. Esta vez, el gallego disparó con una pistola, y solo hirió al vecino que fue tratado en el Hospital Universitario Lucus Augusti (HULA)

En Febrero del 2016 un hombre mata a su mujer de un tiro de escopeta en el concello lugués de Becerrea.

En enero de este año, un Orensano entra en el Mercadona de la Avenida Otero Pedrayo armado con una escopeta y se lía a tiros. En esta ocasión no hubo muertos ni heridos, pero parece que los destrozos no fueron pocos.

Pero ese mismo mes en Lugo, detienen a un octogenario en Begonte acusado de disparar a unos vecinos. La Guardia Civil le requisó al supuesto agresor tres escopetas, pero no localizó la pistola con la que presuntamente realizó al menos dos tiros, Las disputas entre ambas familias del lugar de As Travesas, en Trobo, se prolongan desde hace varias décadas, de nuevo problemas con las lindes y los animales. Al poco de su detención fue puesto en libertad y según sus vecinos, el nada más "bajarse de un taxi", al ver que los residentes de la casa de al lado habían salido para comprobar quién llegaba en ese coche, les hizo la señal "de la cruz". Tenia mas escopetas que pistolas, pero curiosamente esta vez el criminal se decidió por el arma corta.

En Marzo de este año un vecino del lugar de Pacios, en la parroquia de Saa, del municipio de O Páramo, en Lugo, esquiva un disparo de rifle y la muerte agachándose junto a un muro.  Un paisano del lugar, al parecer con antecedentes psiquiátricos, le descerrajó un tiro en el camino de entrada a la casa, sin mediar palabra.

El pasado día 13 detuvieron en Pontevedra a un hombre por disparar con una escopeta a su exmujer cuando esta accedía a su vivienda sin previo aviso

¡Mucho cuidado con los Gallegos y las escopetas! si eres médico y trabajas en un Hospital gallego o del norte de España, no sería nada raro que acabases atendiendo al menos una vez en la vida una herida por disparo de escopeta, o como dicen los expertos y los forenses  una herida por disparo de carga múltiple.

Como creo que debido a todo esto debemos conocerlas, me entretengo hoy en hablar un poco sobre el tema.

Lo primero que hay que saber es que al descargarse la escopeta salen varios constituyentes  y todos ellos pueden formar parte de la herida:

1) perdigones de plomo
2) hollín en forma de escombro y humo
3) partículas impulsadas ya sea quemadas o sin quemar
4) llama y gas caliente bajo presión
5) bolitas de fieltro, cartón o plástico
6) constituyente del detonador
7) fragmentos de cartucho

lo que ocurre es que cuando se dispara la escopeta de la boca del cañón emerge una masa compacta que comienza a dispersarse y su radio de dispersión aumenta a medida que aumenta la distancia. Una lengua de llama y gases calientes sigue al disparo. Así pues, un disparo de este tipo se caracteriza por que hay múltiles proyectiles, ya sean  perdigones o postas (eso depende de su diámetro), provocando cada uno de ellos una herida en el punto de contacto sobre la superficie corporal. Ahora bien, cuando la dispersión de estos proyectiles no se ha producido porque la boca del arma de fuego y el cuerpo estan cerca, cabe la posibilidad de que todo el conjunto de proyectiles se traslade como una sola masa y produzca una sola herida de morfología irregular, con bordes en forma de sacabocados y de tamaño variable.Lo que ocurre es que a mayor distancia entre el arma y la victima, la dispersión de los proyectiles y de las heridas que produzcan será mayor y su capacidad de penetración menor. Cuando hay mucha distancia entre el tirador y la victima es normal que no existan orificios o heridas de salida, ya que los proyectiles son de poca masa y pierden su energía cinética de forma rápida en el interior del organismo.

En definitiva,  las heridas por perdigones puede considerarse que

  • cada uno de los perdigones va a dar lugar a un orificio de entrada y a un trayecto. 
  • La forma dependerá de la distancia a la que se ha efectuado el disparo:  a muy corta distancia, no ha dado tiempo a que se separen los perdigones, por lo que se formará un gran orificio de entrada, a más larga distancia se habrá producido la separación y cada perdigón actuará de forma independiente en un área mucho más amplia,
  • los trayectos aislados son generalmente cortos. 
  • habitualmente no hay orificio de salida.

De hecho, la determinación de la distancia de disparo se se puede establecer conforme al grado de dispersión de los proyectiles, una escopeta normal lanza los perdigones con la siguiente distribución:

· Entre 0´5 a 1m, no hay dispersión, los perdigones impactan en forma de “bala”.
· A 5m el área de distribución es de 25cm de diámetro.
· A 10m es de 40cm de diámetro.
· A 15m es de 50cm de diámetro.
· A 25m es de 70cm de diámetro.

Estas heridas se caracterizan por:

1) Las heridas por disparo de escopeta de calibre 12 raramente atraviesan el tórax o el abdomen de un adulto por lo que las heridas de salida no son frecuentes. En la cabeza, cuello, miembros (brazos y piernas) de niños y adultos pequeños, la escopeta de calibre 12  causa una herida que puede ser extremadamente grande y rasgada con gruesa destrucción del tejido opuesto; una de las mas comunes es la que se ve cuando una calibre 12 es disparada en forma suicida dentro de la boca, esto puede destruir la cabeza y expulsar el cerebro a través del defecto masivo del cráneo.

2) En general el daño interno es difuso y causado por un mecanismo directo de destrucción por el gas y los perdigones cuando entran a una relativa baja velocidad. Ese efecto de cavitación no lo producen las heridas por disparo de munición a alta velocidad.

3) Puede haber un daño secundario debido a que la fractura del hueso por los perdigones hace que esta y los fragmentos de hueso actúen a su vez como proyectiles secundarios dañando tejidos adyacentes y emergiendo con heridas de orificio de salida.

4) El contenido no metálico del cartucho de la escopeta puede causar heridas y estas pueden variar desde una escoriación hasta una laceración fatal, caso en el que la escopeta es disparada a corta distancia y el taco y el gas acompañante golpean la superficie del cuerpo. Los tacos de fieltro y plástico pueden viajar distancias variables a partir de la escopeta, dependiendo de muchos factores, como el tipo de cartucho, la cantidad de propelente y la naturaleza del taco. Más allá de 1-2 metros el taco puede golpear el cuerpo en un punto bajo pero de 2-5 metros el taco puede o no puede golpear el cuerpo con todas estas variables asociadas.

5) Las heridas tangenciales son difíciles de reconocer. La posición mas común es a un lado del tórax, bajo la axila o un lado de la cara. La aparición de una herida depende del curso, el rango y la profundidad con la que el cono de perdigones entraron, si el disparo es a corta distancia vamos a encontrar quemaduras emn la piel y marcas de los gases del cañón y si el disparo es a larga distancia vamos a encontrar una herida limpia.

El disparo en el pecho, como al parecer hizo Blesa, cuando la penetración es mínima, puede provocar daños graves a la pleura y pulmonnes por el impacto y la muerte puede ocurrir por un hemotórax con o sin laceración pulmonar.

Una vez visto como son este tipo de heridas, paso a poneros unas imágenes de lo que no hace mucho aconteció por los lares en los que trabajo cuando llegó un paciente con una lesión por arma de fuego que fue descrita de la siguiente manera:

Entrada por cara anterior de hombro derecho a nivel de cabeza/metáfisis humeral presentando a este nivel herida circular de unos 2cm de diámetro con exposición de planos profundos, palpándose superficies óseas. Restos telúricos  superficiales y hacia profundidad. Orificio de salida posterior, presentando herida anfractuosa a nivel de espina de escápula y fosa infraespinosa, con gran lesión de partes blandas subcutáneas y musculares. Presencia de restos metálicos (perdigones) subcutáneos alrededor de la herida en  parte posteror del hombro. Restos telúricos.


Rx de hombro: Herida por arma de fuego en el hombro derecho con fractura conminuta de húmero y de escapula derecha





Reconstrucción 3D de TAC torácico que muestra múltiples artefactos metálicos secundarios a la metralla.  Orificio de entrada de bala en región anterior de hombro derecho, con fractura conminuta metafisaria de húmero, desplazado posteriormente respecto a glenoides, objetivándose múltiples fragmentos diafisarios, algunos acabalgados; la cabeza humeral, separada totalmente de la diáfisis, parece articular adecuadamente con glenoides.   Múltiples cuerpos extraños metálicos (perdigones), todos localizados en hombro - no se objetiva ninguno en cavidad torácica) y la mayoría de ellos a nivel posterior.   Aunque la valoración vascular es limitada por los artefactos, se objetiva vena subclavia y axilar permeables, que se localizan caudalmente respecto a la gran mayoría de los perdigones.   Fractura de cuello escapular que se extiende a cuerpo de la escápula, así como pequeña fractura/avulsión a nivel de espina. 

Solo me queda añadir que el tratamiento de las heridas por disparo de escopeta por lo que a nosotros atañe, consiste en:

•Debridamiento amplio
•Irrigación amplia
•Resecar tejidos aprisonados
•Buscar el taco para extraerlo pues es muy contaminante.

En muchas ocasiones las heridas por disparo de carga múltiple llevan asociadas fracturas, que clasificamos de la siguiente manera:

• Tipo I: proyectil baja velocidad + fractura transversa u oblicua + sin pérdida de hueso cortical + mínima lesión de partes blandas
• Tipo II: proyectil baja velocidad + fractura conminuta + sin pérdida de hueso cortical +mínima lesión de partes blandas
• Tipo III: proyectil alta velocidad + fractura conminuta + pérdida de hueso cortical o fragmento muy pequeños + lesión grave de tejidos blandos

El tratamiento ideal para las heridas por arma de fuego (tipos II y III) es la fijación externa:

•Aporta buena estabilidad
•Permite fácil acceso a la herida
•No compromete el aporte vascular ni nervioso

Los perdigones y las postas no deben extraerse, salvo que estén dentro de la articulación (efecto condrotóxico) o hayan migrado.

Euphydryas aurinia

Hace bien poco hablaba de Melitaea phoebe, la doncella mayor

Filo Arthropoda
Subfilo Mandibulata
Clase Insecta
Subclase Holometabola
Orden Lepidoptera
Suborden Glossata
Infraorden Neolepidoptera
Superfamilia Papilionoidea
Clado Nymphaline
Familia Nymphalidae
Subfamila Melitaeinae
Tribu Melitaeini

y recordaba que la tribu Melitaeini comprende las siguientes subtribus y géneros:

  • Subtribu Euphydryina         
          Géneros Euphydryas
  • Subtribu Melitaeina
          Género Melitaea
  • Subtribu Chlosynina
          Género Antillea Higgins, 1959
          Género Atlantea Higgins, 1959
          Género Charidryas Scudder, 1872
          Género Chlosyne
          Género Dymasia Higgins, 1960
          Género Higginsius Hemming, 1964
          Género Microtia Bates, 1864
          Género Poladryas Bauer, 1975
          Género Texola Higgins, 1959
                    Texola elada
  • Subtribu Gnathotrichina
          Género Gnathotriche C. & R. Felder, 1862
  • Subtribu Phyciodina
          Género Anthanassa Scudder, 1875
                    Anthanassa ardys
                    Anthanassa Frisia
          Género Castilia Higgins, 1981
          Género Dagon
          Género Eresia Boisduval, 1836
          Género Janatella Higgins, 1981
          Género Mazia Higgins, 1981
          Género Ortilia Higgins, 1981
          Género Phyciodes
          Género Phystis Higgins, 1981
          Género Tegosa Higgins, 1981
                  Tegosa Claudina
          Género Telenassa Higgins, 1981
          Género Tisona Higgins, 1981

Hoy hablaré de una especie de lepidóptero ditrisio de la misma Tribu Melitaeini pero de la Subtribu Euphydryna, Género Euphydryas.

Euphydryas aurinia (S. A. von Rottemburg, 1775)


La palabra Euphydryas deriva del griego “euphyes” que significa bien crecida o vigorosa  y de “dryas” que significa roble, bosque. El término aurinia deriva del latín”aurinia, -ae”, siendo  Aurinia, el nombre de la diosa de los germanos.

Vulgarmente conocemos a esta mariposa con el nombre de Doncella de ondas.

Se encuentra en toda la península Ibérica y en la mayor parte del continente euroasiático, salvo en las zonas más septentrionales y frías y en las más mediterráneas y cálidas. Pese a su extensión, se considera una especie en retroceso en Europa, y tiene en las islas Británicas y en la península Ibérica sus mayores reservas. No se encuentra en altitudes superiores a los 2.200 m  sobre el nivel del mar.

Esta mariposa vive en distintos tipos de terreno, principalmente en zonas abiertas fundamentalmente praderas, zonas abiertas, prados floridos y húmedos y bordes de zonas boscosas, desde el nivel del mar a 1.800 metros. Vuela de abril a julio en una o dos generaciones al año. Su fase adulta se corresponde con el tiempo que va de mediados de abril a mediados de julio, si bien debido a la amplia distribución geográfica de esta mariposa su período de presencia puede variar bastante de unos lugares a otros. El estado larvario se extiende de junio a abril, y alrededor de abril está cuatro semanas en estado de crisálida.

Es una especie muy variable individual y geográficamente, habiéndose descrito muchas subespecies, pero estas diferencias no parecen tener una base genética, sino ambiental. 


Posee un tamaño medio, de entre 30 y 46 mm, presentando coloraciones brillantes. Su estándar de dibujo alar varía considerablemente de unos individuos a otros, y al mismo tiempo mantiene semejanzas con otros individuos del género Euphydryas. Tiene el anverso de las alas de color leonado con bandas de color anaranjado, presentando en el ala posterior una línea de puntos negros incluidos en una ancha banda rojiza; el reverso es más claro, amarillento, con otra línea de puntos negros rodeados de amarillo en el ala posterior, que se corresponden con los del anverso. La cara posterior de sus alas presenta diseños que les permiten confundirse con el entorno de cortezas y hojas secas, como parte de una estrategia de cripsis para protegerse de los depredadores, presentando tonalidades en amarillo y negro, sin presencia de coloración plata.


Estas mariposas viven en comunidad. Una comunidad se define como una colección de poblaciones locales que están conectadas como consecuencia de la dispersión ocasional. Por lo general la Euphydryas aurinia vive en pequeñas poblaciones que tienden a desaparecer y fundar nuevas en sitios cercanos. Este comportamiento social derivó en la formación de diversas subespecies (hasta 34 sólo en Europa) y razas locales con modelos alares distintos.


La puesta de huevos se realiza formando grupos densos extendidos en varias capas en el envés de la planta nutricia, preferentemente de escabiosa (Scabiosa sp.), madreselva (Lonicera sp.), genciana (Genciana sp.) y llantén (Plantago sp.).

Las larvas eclosionan e pleno verano y son gregarias, conviviendo en una misma tela sedosa que primero cubre una hoja y mas tarde varias hojas próximas entre sí.  En agosto tejen un nuevo manto de seda al que se retiran para el reposo invernal, cuando su tamaño es aún de pocos milímetros. En la siguiente primavera se dispersan y hasta finales de abril o principios de mayo continuan desarrollándose hasta alcanzar el tamaño final.

Las orugas miden unos 30 mm de longitud, son negras  y en el dorso presentan numerosos puntos blancos. En el lateral se aprecia una banda longitudinal negra moteada de blanco. Presenta una densa pilosidad y numerosas espinas negras. 

En regiones húmedas se desarrollan mayoritariamente en el mordisco del diablo (Succisa pratensis), en prados secos en Scabiosa columbaria, ocasionalmente también en otras subespecies de la subfamilia Dipsacoideae y varias especies de gencianas. Hay una forma de montaña se alimenta principalmente de Gentiana acaulis o Gentina clusii.

A mediados de abril comienzan a pupar, y los adultos emergen entre junio y julio.